logo
¿Recuerdas por qué te gustaba tanto esta profesión?
15 Nov

Seguro que recuerdas tus primeros días como profesional. En muchos casos era algo parecido a esto: te esforzaste por conseguir lo que querías, y, en esos inicios todo te motivaba; veías cosas nuevas casi a diario y aprendías de todo lo que hacías, de forma constante.

Tal vez recuerdes las enseñanzas de un compañero que entonces tenía más experiencia que tú, un consejo que te dio uno de tus primeros jefes o la ilusión que te hacía cumplir con los primeros objetivos que te marcaste al principio.

Poco a poco esta situación empezó a cambiar: las obligaciones del día a día apenas te dejaban tiempo para ti y te gustaría dedicarle más momentos a avanzar en aquello que te gustaba. Cuando antes no te conformabas con nada y hacías lo que fuera por continuar tu aprendizaje con cada experiencia, ahora muchas veces te conformas con sobrevivir, con cumplir con las pequeñas metas que te vas proponiendo a diario.

A tus trabajadores les ocurre exactamente lo mismo. Son buenos profesionales, claro, pero, igual que nos ocurre a todos, han perdido algo por el camino, es imposible que lo vean todo de la misma manera en esta vorágine que es el día a día.

Tal vez hayas pensado en la formación como una forma de revertir esta situación. Y lo es: dotar a tu plantilla de herramientas que les permitan sentirse útiles y realizados es beneficioso para todos. Tampoco es un derroche, es una inversión eficaz en el futuro de las personas que integran tu empresa. Al final, de lo que se trata es de que todos seamos mejores profesionales.

Esta herramienta eficaz puede ser el Título de Transportista. Desde tu punto de vista puede ser la certificación necesaria, por ley, para las empresas que deseen operar en este ramo. Para tus trabajadores, además, puede ser la confirmación de que se cuenta con ellos para un futuro en común.

Y sobre todo, es una oportunidad para que aprendan de profesionales formadores con décadas de experiencia, mejoren en su día a día y, sobre todo, redescubran por qué les gustaba tanto esta profesión.